Bienvenidas a mi taller!

Mi taller es un lugar abierto a amigas interesadas en las manualidades. Espero podamos enriquecernos intercambiando ideas.
"Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender". Charles Dickens.


söndag 21 februari 2010

No es que hoy no tenga nada que contar, ayer en la tardecita pensé en algo que quería comentarles hoy, o sea que ayer tenía algo para contarles hoy, pero hoy por más que intento recordar qué era, no puedo.

Ni siquiera me acuerdo relacionado con qué estaba lo que iba a comentarles o contarles. El pensamiento se desapareció, es como cuando se está escribiendo un mail y antes de terminarlo y enviarlo, el mail se desaparece y quedamos con un signo de interrogación en la cara, preguntándonos qué habremos hecho, cual tecla apretamos, al mismo tiempo que pensamos (o decimos) palabras que nuestras madres no nos enseñaron, y tratamos de acordarnos qué fue lo que escribimos (rara vez lo logramos) para recomenzar el mail.

Internet nos ha desarrollado la capacidad de pensar varias cosas simultaneamente, lo que podría ser positivo. Pero también tiene algo negativo. Creo que nos está desarrollando una especie de fatalismo.

Desapareció un mail? eso pasa, no hay nada que hacer. La computadora no quiere hacerme caso, eso pasa, no hay nada que hacer. No puedo entrar a un sitio web, eso pasa, no hay nada que hacer. La lista sería larga pero la dejo por aquí, ya saben a qué me refiero.

Nos estamos acostumbrando a que las cosas suceden, sin cuestionarlas, para qué hacerlo si no entendemos nada de los misterios cibernéticos, lo que es lógico, si los entendiéramos no serían misterios. Parece que a medida que la tecnología se va desarrollando, nosotros vamos hacia atrás, estamos rodeados de un mundo incomprensible. Así como en la edad de Piedra el Hombre, supongo yo, no entendía los fenómenos naturales, nosotros no entendemos los aparatejos modernos.

Y cuando no entendemos algo y pensamos que no conseguiremos entender, qué hacemos? Pues seguimos el comportamiento del Hombre de la edad de Piedra, adoramos a quienes demostran cierta capacidad para dominar los fenómenos de la naturaleza, perdón, quise decir, los aparatejos modernos.

No les construímos altares porque o no tenemos lugar o no combinarían con el estilo de la casa, pero sin duda los adoramos cuando reviven nuestras compus y estamos dispuestos a ofrendar un sueldo para ello. Yo, como ya conté en otra oportunidad( otro post), cada tanto tiempo hago alguna ofrenda frente a la compu para aplacar la ira de los dioses cibernéticos, que o no quedan conforme con mis ofrendas o están durmiendo cuando las hago.

Bueno, por más que hablo, o escribo, haciendo tiempo, no consigo acordarme que era lo que tenía para contarles, eso pasa, no hay nada que hacer.

2 kommentarer:

majo sa...

cuantos post se quedan en el olvido?
yo voy muchisimas veces por la calle y pienso... esto va al blog, y luego o no me acuerdo o me prece una chorrada inmensa, claro que los post que escribo tampoco es que sean dignos de premio nobel ni na.
yo hoy tengo un dia tonto de esos de no hacer na, además esta lloviendo en plan ahora si ahora no ahora me la bailo yo.. osea, dia tonto y yo tonta... pos tontura al cuadrado.
besos

tia elsa sa...

jajaja! Themis querida, a mi eso me pasa tan a menudo,pero bueno luego lo terminas recordando, cuando eso suceda postealo al instante, no sea cosa que se vuelva a ir de garufa. Te mando un beso gigante, tía Elsa.