Bienvenidas a mi taller!

Mi taller es un lugar abierto a amigas interesadas en las manualidades. Espero podamos enriquecernos intercambiando ideas.
"Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender". Charles Dickens.


måndag 16 maj 2011

Hoy me dormí, qué manera de comenzar la nueva semana. El fin de semana no estuvo mal a pesar de que llovió, estuvo fresco y las cosas no querían salirme bien. El sábado iba a haber un asado vecinal, la comisión de vecinos lo organiza todos los años.

Sería a la una pero nosotros salimos a las dos menos cuarto, igual yo no iba a comer, iba solamente a hacer sociabilidad, pero llegamos al lugar del asado y no había nada ni nadie, y no creo que en 45 minutos se hubiera terminado la fiestita, llamé a una de las organizadoras y me dijo que se anotó poca gente y lo suspendieron.

Ya que estábamos afuera seguimos caminando, decidí ir al otro jardín de perros del barrio. Nuevos olores para olfatear, Fransson y Fritiof no despegaban la nariz del suelo. No fue un asado pero fue un salida distinta.

Ayer iba a venir mi hijo a buscarme para que conozca su nuevo apartamento. Cuando estábamos camino a casa de una larga caminata, llamó poco después del mediodía a decirme que en tres cuartos de hora pasaba por casa. LLegamos a casa, lavé las patas a mis perritos, venían muy embarrados, preparé las cosas que iba a llevar a casa de mi hijo (léase empanadas y galletitas) y dejé a Fransson y Fritiof en casa de una vecina y esperé a mi hijo, al rato me llamó a preguntar si podíamos dejarlo para otro día, a su novia le estaba empezando una migraña.

No fui a buscar a Fransson y Fritiof sino que decidí aprovechar a llamar a mi mamá, ayer era el día de las madres en Uruguay. Llamé y un automático decía que no se podía llamar a ese número por el momento. Llamé más tarde y siempre el mismo automático, desistí y fui a buscar a mis perritos.

En la nochecita volví a insistir pero sin éxito. Al final llamé a mi hermano a pedirle que los llamara y les dijera que yo no podía comunicarme. Mi cuñada me preguntó si había discado el nuevo número. Interesante porque hace un tiempo les agregaron una cifra adelante de todos los números de esa zona, pero yo llamé a mi hermano sin agregar esa cifra e igual me dieron la comunicación.

Volví a llamar a mis padres, esta vez discando todas las cifras como corresponde y pude hablar un buen rato con mamá. Ya ven fue un fin de semana que las cosas no salieron bien del todo, pero tampoco tan mal.

El jardín de perros al que fuimos el sábado está junto a un monte o bosquecito, en algunas partes ni se ve el alambrado que lo separa del bosque:

1 kommentar:

NEGRITA sa...

Qué alegría mutua¡¡¡ para tu mami y para vos poder hablar un rato, quien pudiera a esta edad, hablar con la vieja¡¡¡ abrazos amiga, Tere