Bienvenidas a mi taller!

Mi taller es un lugar abierto a amigas interesadas en las manualidades. Espero podamos enriquecernos intercambiando ideas.
"Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender". Charles Dickens.


fredag 14 december 2007

Ayudando ancianas

Todos los años acostumbro hacer varios pan dulces (o pan de Pascuas) para navidad y regalarlos. Y hoy quise ya empezar a comprar los ingredientes que llevan, unos cuantos! Fui entonces al supermercado en la mañana, había tanta gente y a mí que no me gustan los gentíos.Apenas entré me dirigí a las estanterías donde tienen las nueces, almendras, y esas cositas que le pongo al pan dulce.

Adelante mío había una anciana que buscaba y buscaba sin encontrar. Preguntó a quienes estábamos a su alrededor si no veíamos las cáscaras de naranjas (venden unos sobrecitos con cáscaras de naranja confitadas). No los vimos y comentamos que raro ya que es ahí donde acostumbran tenerlas.

Yo empecé a buscar otras cosas y tampoco estaban ahí, justo ahora se les ocurre cambiar de lugar todo!!! Supuse que no podían estar lejos y efectivamente, al dar vuelta la esquina de esas estanterías, encontré lo que buscaba y también ví las cáscaras de naranja confitadas.

Como soy una persona muy solícita y no pierdo oportunidad de dar una mano, aunque no me la pidan, inmediatamente pensé en la ancianita y miré para donde había estado antes y ahí la ví, todavía buscando.

Me apresuré a llegar hasta ella y muy entusiasmada le dije que había encontrado las cáscaras confitadas que buscaba y quise llevarla a donde estaban. Asombrada noté cierta resistencia en la ancianita.

Me dí vuelta y pasaron tres cosas, una: ví en su cara una mezcla de asombro y susto; dos: me dijo, cuando recuperó el habla, que no quería comprar cáscaras confitadas; tres: me dí cuenta que me había equivocado de ancianita.

Y las otras siguientes tres cosas que pasaron fueron, una: solté a la ancianita, dos: le pedí disculpas; tres: me fuí lo más rápido que pude del lugar, alegrándome esta vez de que hoy hubiera tanta gente en el supermercado entre la cual esconderme.

Espero que la ancianita haya sobrevivido el susto y que en el futuro siga animándose salir a hacer sus compras, aunque seguro será que pensando como han cambiado las cosas, ya ni en el supermercado y a mitad del día puede una sentirse segura.

1 kommentar:

Elida de Diego sa...

Hola Themis!!!
Después de haber escuchado a nuestro querido Julio Sosa te cuento que me llevo el cuestionario para responder.
Te dejo un beso grande
¡¡¡HERMANA URUGUAYA!!!