Bienvenidas a mi taller!

Mi taller es un lugar abierto a amigas interesadas en las manualidades. Espero podamos enriquecernos intercambiando ideas.
"Cada fracaso enseña al hombre algo que necesitaba aprender". Charles Dickens.


fredag 12 november 2010

La semana pasada me llegó una carta de la empresa que alquila los apartamentos, decían que ayer estarían mostrando los papeles y pisos que hay para elegir para el baño.

Mi vecina de arriba que encontró un catálogo con muestras vino a buscarme para que fuera a su casa a verlo, me dijo que iba a tocarme timbre cuando fuera a elegir a la oficina.

Ayer me llamó mi hijo y me dijo de ir a su casa, no lo dudé y en la tarde nos fuimos con Fransson, fue toda una aventura para Fransson que había andado un ómnibus solamente una vez y fue cuando estaba con fiebre alta.

Ayer tomamos dos ómnibus de ida y dos de vuelta! primero para el barrio de al lado, ahí pasar por un túnel largo para ir por debajo de la estación del tren y tomar el ómnibus del otro lado.

En casa de mi hijo jugué mucho con mi nieta mientras Fransson jugó mucho con los perros de mi hijo, o con uno porque la perra no lo recibió muy bien, está hecha una perra rezongona esa perra! Pero Morris y Fransson jugaron mucho, a pesar de que Morris es perro solitario, no acostumbra jugar con otros perros.

Llegando a casa me encontré con una vecina que venía de elegir papeles y piso, recién ahí me avivé, menos mal que la oficina tendría abierto unos quince minutos más! pegué la vuelta y fui a la oficina con Fransson.

Los papeles ya sabía cuales quería pero me costó elegir piso, no sabía si el tono claro o el oscuro, me decidí por el oscuro pensando que haría buen contraste.
Al llegar a casa ví que mi vecina me había llamado varias veces. La llamé, me dijo que se había preocupado y habló con la madrina de Fransson a ver si sabía donde estaba yo.

Temían que me hubiera pasado algo, pero pensaron que en ese caso Fransson habría ido a la puerta cuando me tocó timbre. Quedaron en llamarse cuando una de ellas supiera algo de mí. Me alegró saber que se preocupan por mí, pero pobres, como las preocupé por desmemoriada!

Me dijeron que la madrina de Fransson tampoco podía decidirse por cual piso elegir y le ofrecieron ir a dos apartamentos a ver como quedan, parece que o le ofrecían eso o todavía estaría ella sentada en la oficina por decidirse.

Ella se lo dijo a su vecina que enseguida se anotó para acompañarla, luego cuando habló con mi vecina de arriba, ésta también dijo que ella quería ir, y cuando me lo contaron, ni que hablar que yo también dije que iré con ellas. En otras palabras creo que hoy al mediodía iremos en patota a mirar esos dos apartamentos, todavía estoy a tiempo de arrepentirme de mi elección.

Fransson quedó cansado de la aventura y apenas llegamos a casa comió y durmió hasta que llegó la hora de la última caminata, después durmió toda la noche y ahora sigue durmiendo al lado mío. Pensar los días que no me dejaba dormir, y esa era la solución: tendría que haberlo sacado a andar en ómnibus!

Luciendo su nuevo overol, no le puse el otro arriba porque no íbamos a jugar con la nieve, solamente ir hasta el ómnibus:


Subiendo escaleras por primera vez, hasta ahora no lo hacía, dicen que no es bueno cuando son chicos, pero ahora ya no es tan chico:

2 kommentarer:

NEGRITA sa...

HOLA THEMIS¡¡¡ POR ACÁ NO DEJAN ASCENDER A LOS OMNIBUS CON ANIMALES, Y HASTA NO HACE MUCHO TIEMPO NI SI TE VESTÍAS CON PANTALONES CORTOS, EN ESPECIAL LOS HOMBRES, QUE COSAS RARAS EN CADA PAÍS, LA VERDAD QUE AYER HAN PASEADO BASTANTE LOS DOS DEBEN ESTAR AGOTADOS, ABRAZOS AMIGA, TERE

tia elsa sa...

Que bonito el abrigo de Fransson todo lleno de patitas jaja! Es muy bueno tener buenos vecinos, sabés que puedes contar con ellos. Besos tía Elsa.